20/12/07

Presentación del libro "El país de Adell y García" en Bujaraloz

"Cucaracha" y otros bandoleros se pasearán por Peñaflor en Navidad

Charla de "Bandoleros románticos aragoneses" en Peñaflor
*

11/12/07

Historia del Atletismo Aragonés. Tomo I (1923-1950)

.


Ernesto Bribián Castro
Celedonio García Rodríguez
Ricardo Martí Aznar
Edita: Federación Aragonesa de Atletismo.
Zaragoza, 1998.
ISBN: 84-605-8950-1



Coincidiendo con el 75 Aniversario del nacimiento de la Federación Aragonesa de Atletismo, Ernesto Bribián, Celedonio García y Ricardo Martí nos muestran los acontecimientos más relevantes de este deporte. Para Jesús Cuartero, presidente de la Federación Aragonesa de Atletismo en esta fecha, e impulsor del libro, la celebración era un motivo de alegría por el aniversario y de orgullo porque, tras tantos años, todavía se evocan figuras de leyenda que constituyen un patrimonio deportivo y cultural de nuestra tierra.

*

10/12/07

III Premio Anual de Composición y Recuperación de Música Popular Aragonesa Comarca Campo de Belchite

El próximo día 15 de diciembre, a las 11 de la mañana, tendrá lugar en el Salón de Actos del Ayuntamiento de Almonacid de la Cuba (Zaragoza) la entrega de premios del "III Premio Anual de Composición y Recuperación de Música Popular Aragonesa Comarca Campo de Belchite".
***

8/12/07

"El país de Adell y García" en la XIII Feria del Libro Aragonés de Monzón

Celedonio García, José Antonio adell y Jesús Planas.

Jesús Planas, director de la Feria del Libro Aragonés de Monzón, presentando a Adell y García.

25/11/07

Celedonio García Rodríguez

.
GARCÍA RODRÍGUEZ, Celedonio
(Menasalbas, Toledo, 22-V-1961)

Profesor, investigador y escritor. Desarrolla su actividad docente en el I.E.S. “Benjamín Jarnés” de Fuentes de Ebro. Es profesor de Educación Física y Licenciado en Geografía e Historia. Su trayectoria docente ha transcurrido por Teruel, Calatayud, Utrillas, Zaragoza, Almazán, Sigüenza y Daroca. Ha publicado más de veinte libros, cientos de artículos y ha impartido casi un millar de conferencias por toda la geografía aragonesa, la mayor parte con José Antonio Adell*. También ha colaborado en varios programas de radio.

Al poco tiempo de nacer, su familia se desplazó a vivir en Albalate de Cinca (Huesca) y dos años después a San Lorenzo del Flumen (Huesca), donde Celedonio García pasó su infancia. Desde 1977 reside en Zaragoza. Está casado y es padre de dos hijos.

Su juventud ha estado marcada por la práctica deportiva, especialmente el atletismo. Conoció a José Antonio Adell en competiciones de cross y en las carreras pedestres que se disputan por Aragón siguiendo la tradición de las antiguas “corridas de pollos”. Con Adell publicó su primer libro, El pedestrismo en Aragón (DGA, 1987). Fue el inicio de una larga trayectoria de publicaciones conjuntas sobre temas de cultura popular aragonesa: Fiestas tradicionales del Altoaragón (I.E.A., 1988); La fiesta en el Altoaragón (Diario del Altoaragón, 1992); cuatro volúmenes de Fiestas y tradiciones en el Altoaragón (Pirineo, 1998-1999), uno de cada estación; Los juegos tradicionales aragoneses, patrimonio etnológico. Aplicaciones didácticas (DGA, 1998); El fenómeno deportivo en Aragón. Del juego tradicional al deporte moderno (DGA, 1999); Chistavín, el andarín de Berbegal (Pirineo, 1998); Historias de bandoleros aragoneses (Pirineo, 2000); Historias de nuestros pueblos. Huesca (Pirineo, 2000); Brujas, demonios, gigantes, encantarias y seres mágicos de Aragón (Pirineo, 2001); Historias de amor en Aragón (Pirineo, 2001; Otros bandoleros aragoneses (Pirineo, 2002); Leyendas misteriosas de Aragón (Pirineo, 2003), reeditado en el 2013; En busca del agua. Cultura y tradición aragonesa (Pirineo, 2004), Historias de nuestros pueblos. Zaragoza (Pirineo, 2005), el librito Música de corridas de pollos en Aragón (ANUE-UNESCO, 2006) que acompaña al cede del mismo título, producido por Pepín Banzo; El país de Adell y García. Un viaje insólito por Aragón (Pirineo, 2007); Las carreras pedestres de Aragón. Tres siglos en Imágenes (Oficina UNESCO-Deporte Aragón, 2011); Historias de nuestros pueblos. Teruel (Pirineo, 2013); Bandoleros. Historias y leyendas románticas españolas (Ediciones de la Torre, Madrid 2014), e Historias y leyendas de los castillos de Aragón (Pirineo, 2015)  .

Ha participado con otros autores en obras conjuntas de temática deportiva, Diccionario Paidotribo de la actividad física y el deporte (Paidotribo, 1999), o aragonesa: Aragón. Huesca (Mediterráneo, 1993); Historia del Atletismo Aragonés (1923-1950). Federación Aragonesa de Atletismo, 1998); Huesca. Guía turística del Altoaragón (Pirineo, 2003); Pirineo, un país de cuento (Pirineum, 2003), o varios tomos de comarcas aragonesas de la colección “Territorio”, editados por la Diputación General de Aragón, entre otras.

Con los alumnos de dos centros que ha impartido docencia (Sigüenza y Daroca) ha impulsado recopilaciones de juegos tradiciones, que posteriormente han visto la luz en dos libros titulados Juegos de nuestra tierra. Recopilación de juegos tradicionales de la provincia de Guadalajara (Ediciones de Librería Rayuela, 1999) y Juegos de la Comunidad de Daroca (Centro de Estudios Darocenses, 1997).

Es colaborador habitual del Diario del Altoaragón y de las revistas Gaiteros de Aragón y Atletismo Aragonés.

Conjuntamente con José Antonio Adell, ha recibido el “Premio Asociación de Gaiteros de Aragón 2003”, por su labor realizada a favor de la cultura aragonesa, y el premio “X Feria del Libro Aragonés 2004” ; el Galardón Joaquín Costa "Educativo Cultural" 2010; el "XIV Galardón Félix de Azara", por su compromiso con el medio rural y labor de divulgación de la historia, la cultura y las costumbres y tradiciones de Aragón, y ha sido galardonado entre los "Altoaragoneses del Año 2011".

Texto actualizado extraído de la Gran Enciclopedia Aragonesa. Apéndice V.

20/11/07

Cruz Navarro nos muestra su exposición en la sala CAI Barbasán

.






La obra de CRUZ NAVARRO ha estado expuesta del 8 al 22 de noviembre en la sala CAI Barbasán (C/ Don Jaime I, 33) en horario de 19 h a 21 h.

19/11/07

Presentación del libro "El país de Adell y García"

.

Muchos amigos nos han acompañado en la presentación de nuestro nuevo libro El país de Adell y García. Un viaje insólito por Aragón. La sala Ámbito Cultural del Corte Inglés ha colgado el cartel de "completo". Ha sido una agradable sorpresa. Muchas gracias a todos. Y a los que no habéis podido estar con nosotros. Nuestro agradecimiento también a Isidro Ferrer, por la magnífica portada, y a nuestro editor José Luis Añaños (Editorial Pirineo).







Fotos: Alodia y Adrián

13/11/07

Exposición de Cruz Navarro

.
CRUZ NAVARRO expone su obra del 8 al 22 de noviembre en la sala CAI Barbasán (C/ Don Jaime I, 33) en horario de 19 h a 21 h.

6/11/07

El país de Adell y García

Portada: Isidro Ferrer
***
El lunes 19 de noviembre de 2007, a las 19 h., presentamos nuestro nuevo libro en la sala Ámbito Cultural del Corte Inglés (Pº Independencia, 11, 2ª planta).
*
ACTIVIDADES CULTURALES DE ÁMBITO CULTURAL
EL CORTE INGLÉS DE ZARAGOZA

2/11/07

Los inicios del atletismo bilbilitano

.
I Vuelta a Calatayud (Foto: Archivo C. García)

Celedonio García Rodríguez

Las pruebas atléticas, esencialmente las denominadas “corridas de pollos”, se remontan, por toda la comunidad aragonesa, muchos años antes de que surgiera la Federación Aragonesa de Atletismo (1923). En sus inicios, el moderno atletismo se nutrió de aquellos héroes locales que tantas jornadas de gloria habían grabado en el recuerdo de las gentes de nuestros pueblos.
.
La comarca de Calatayud fue un verdadero ejemplo en Aragón de la pasión que arrastraba a la disputa de estas pruebas, convirtiendo las fiestas de todos los pueblos en auténticas justas atléticas por conquistar el honorífico premio que constituía el “pollo” o “gallo”, ave de corral con la que se recompensaba a los primeros clasificados.

Los concursos atléticos organizados en Calatayud no se limitaron a las tradicionales carreras propias de las fiestas aragonesas, sino que la ciudad bilbilitana también acogió interesantes certámenes deportivos, propiciados por “retos” y “apuestas”, que tanto seducían a finales del siglo XIX y en los primeros años del siglo XX.
.
Pruebas atléticas a finales del siglo XIX
.
Durante todo el siglo XIX se disputaron estas típicas pruebas organizadas por la Cofradía de la Purísima el día de su festividad (8 de diciembre), coincidiendo con las fiestas del barrio de Soria.
.
Siguiendo la tradición, por la mañana los selectos pollos de corral con los que se premia a los vencedores se cuelgan vivos en bieldos profusamente adornados, se bendicen y rompen filas en la procesión de la Virgen por las calles del barrio. Por la tarde, a las tres, los portadores de los pollos y la banda salen en desfile hasta la ermita de la Purísima, lugar de salida y llegada de las corridas.

La prueba se disputa por la calle de la Rúa y antigua carretera de Soria. El nombre de la calle viene de los “ruanos”, las gentes del estado llano que se dedicaban al comercio y a otros libres y honrados menesteres. Y siempre, a pesar del frío que caracteriza esta época del año, acuden miles de personas a presenciar las corridas, repitiéndose la pintoresco nota del día de la Inmaculada.

Mariano Rubio describía en 1952 el ambiente del inmenso gentío que todo lo llenaba ávido de no perderse el espectáculo: “Ríos de personal que cruza calles y plazas toman la antigua calle de la Rúa para desembocar en la puerta de Soria que es precisamente la meta de la corrida”. Los corredores, vestidos con una rústica indumentaria y descalzos, repetían año tras año una de las más típicas costumbres bilbilitanas con el afán de obtener los tres pollos, dos y uno, con los que se premiaba a los tres primeros clasificados, respectivamente.
.
La distancia y el recorrido han sufrido pequeñas alteraciones con el paso de los años. En 1876, doce o catorce mozos se dispusieron a recorrer el kilómetro y medio de la prueba. Después, una turba de chicos disputó una segunda corrida. Según el cálculo del cronista, esta diversión popular la presenciaron más de cuatro mil personas.

Las carreras apasionaban a los bilbilitanos y también a los aficionados de los pueblos próximos. En 1883 consiguió el primer premio un corredor de Torralba y los dos restantes dos jóvenes de Calatayud. Sin embargo, un particular, ávido de volver a disfrutar de la corrida, costeó otra que se disputó al día siguiente y a la que asistió también numerosa concurrencia, ganando los premios tres bilbilitanos.

No es extraño que aquel año las carreras causaran tanto ardor entre los aficionados, puesto que en el mes de septiembre la Plaza de Toros había acogido la competencia entre Ángel Alda Sánchez, de Miedes y el famoso Mariano Bielsa, apodado “Chistavín”, de Berbegal, que el 22 de octubre de 1882 había vencido al italiano Aquiles Bargossi en la Plaza de Toros de Zaragoza.
.
La afición a las carreras en Calatayud había resurgido tras el triunfo de “Chistavín” en Zaragoza, como observamos en el reto que recogía el Eco de Calatayud en marzo de 1883:

“Tal afición se va despertando en las carreras que ayer tarde, a pesar de estar bastante desapacible, se concertó una apuesta entre el Rullao y Tomás Paesa, a cuál de los dos vendría antes desde Terrer hasta la Puerta de igual nombre, de esta ciudad.
.
A las diez de la noche terminó la carrera habiendo llegado antes el Rullao, que según vamos viendo, promete se un «Chistavín» de última hora”.
.
Las carreras en los primeros años del siglo XX

Corredores dispuestos a tomar la salida junto a la Puerta de Terrer de Calatayud (Foto: Archivo C. García)
.
El programa festivo de San Roque y de la Virgen de la Peña también incluía las típicas pruebas pedestres que fueron evolucionando según la moda imperante en cada época. A finales del siglo XIX se denominaba “corrida de pollos”. En los primeros años del siglo XX la carrera pedestre que se organizaba para San Roque consistía en dar la vuelta a la ciudad.

En las fiestas de septiembre las carreras se celebraban en la Plaza de Toros, formando parte de un festival deportivo de carreras pedestres y ciclistas. En 1909 se adjudicaron los tres primeros premios Blas Blasco, Gregorio Blasco y Luis Pascual, respectivamente. Blas Blasco volvería a vencer al año siguiente, seguido de Antonio Lázaro.

La Plaza de Toros ya había sido en el nuevo siglo escenario de interesantes desafíos, como los celebrados el 25 de diciembre de 1905 y el 6 de enero de 1906. En estas carreras participaron, entre otros, Jacinto Torres Ibáñez, de Huérmeda; Antonio Mambrona, de Terrer; Ildefonso García, de Orera; José Piedra La Huerta y Cándido Pérez (a) “Candiles”, ambos de Calatayud. Sin embargo, lo más interesante fue el reto que había lanzado el corredor de Terrer, Basilio Campos, para dar 30 vueltas a la pista de la plaza de toros, jugándose 500 pesetas, y aceptado por Félix Francia, de Belmonte, que finalmente resultaría vencedor.

En los primeros días de marzo se celebraba la Feria de ganados. Con este motivo se programaban diferentes festejos, entre otros la carrera pedestre. En 1915 la prueba se denominaba “corrida de pollos”, por ser estas aves de corral los premios que se otorgaban a los primeros corredores que realizaban el trayecto señalado en torno a la Puerta de Terrer.
.
A partir de los años veinte, las diferentes pruebas pedestres que se organizaron en Calatayud en sus fiestas patronales (San Roque y la Virgen de la Peña), en las Ferias de Marzo, así como en las de los barrios, principalmente en el de la Purísima, contaron con la presencia de destacados corredores comarcales que llegarían a brillar en pruebas federadas.

Algunos de los corredores más afamados que en estos años participaron en las carreras bilbilitanas fueron: Antonio Burgos de Cetina; Iñigo Navarro, de Ariza; Manuel Gil, de Villafeliche; Miguel Delgado, de Paracuellos de Jiloca, o el bilbilitano Jesús Aramburu. En la denominación de la carrera organizada en las fiestas de septiembre de 1921 ya se dejó notar la influencia anglosajona, “cross-country”, y comenzaron a llegar atletas destacados de fuera de la comarca y de la región, como Pascual Ayuda, de Montañana.

En la segunda mitad de la década de los años veinte y primeros años de los treinta, surgieron nuevos corredores que llegaron a destacar en pruebas federadas de carácter nacional, como Vicente Bernal, Hilario Romeo, Braulio Bernal y Agapito Guillén, de Terrer; Félix Tomey, de La Vilueña; Tomás Palacín, de Cervera de la Cañada; Pedro Martínez, de Mesones; Vicente Pascual, de Monteagudo de los Vicarios; Hermenegildo Castillo, de Belmonte; Manuel Lezcano, de Paracuellos de Jiloca; Marcos Anglada, de Milmarcos, o los bilbilitanos Juan Pablo Calvo, Jesús Mora y Jacinto Bautista.

En 1930 el club Ayub organizó la carrera de las fiestas de septiembre, contando con destacados corredores del Español de Zaragoza: Manuel Clavero, Alfredo Martínez, Joaquín Oliete, Francisco Pardos y Antonio Moros. Sin embargo, las carreras más emocionantes de esta década fueron las que se celebraron en la Plaza de Toros, contando con la presencia del campeón de España de Maratón, Victoriano Pérez, de La Cartuja Baja, y de Clemente Góez, de Garrapinillos, como principales atracciones.

Artículo publicado en la revista Atletismo Aragonés, Nº 1. Enero 2005
***
Volver al ÍNDICE

El Primer Campeonato de Aragón de Atletismo

.
Salto con pértiga, 1941 (Foto: Archivo C. García)

HISTORIA DEL ATLETISMO ARAGONÉS

Celedonio García Rodríguez

El éxito obtenido por Dionisio Magén al clasificarse en séptimo lugar en los Campeonatos Nacionales de Cross, celebrados el 29 de abril de 1923, impulsó la creación de la Federación Aragonesa de Atletismo.

El entusiasmo reinante en la Unión Atlética Aragonesa propició la organización de pruebas atléticas para el 20 y 27 de mayo, que tendrían lugar en el campo de las Delicias, durante el descanso del partido de fútbol. El 27 se programó una carrera de 5.000 metros para batir el record regional, establecido por De Miguel en 19 m. y 35 s. Este mismo día se transformaría la Unión Atlética en la actual Federación Aragonesa de Atletismo.

Recien creada la Federación, los atletas trabajaban sin descanso y con entusiasmo por el deseo de de concurrir al Campeonato Nacional de Atletismo que se iba a celebrar en Bilbao en el mes de agosto.
.
Con el fin de seleccionar a un equipo digno que representase a la región, se fijaron las siguientes marcas mínimas: Salto de altura (con impulso), 1,60 m.; salto de longitud (con impulso), 5,70 m.; triple salto, 11 m.; salto con pértiga, 2,70 m.; lanzamiento de disco, 30 m.; de peso, 10,50 m.; de jabalina, 38 m., de martillo, 25 m.; en 100 m. lisos, 11 s. 3/5; 200 m., 24 s. 2/5; 400 m., 58 s.; 800 m., 2 m. 10 s.; 1.500 m., 4 m. 35 s.; 5.000 m., 17 m. y 10.000 m., 37 m.
Los primeros Campeonatos Atléticos de Aragón se organizaron con el fin de seleccionar a los atletas que acudirían a Bilbao y, al mismo tiempo, las marcas alcanzadas quedarían como records de Aragón.

Un Reglamento de 18 artículos regulaba los Campeonatos, en los que podían participar, según el art. 2º, "todos los atletas de las Sociedades deportivas de Aragón y todos los individuos libres que acreditaran no ser profesionales". Todos los participantes debían inscribirse en el gimnasio del doctor Julio Pérez Larrosa, donde se les reconocía, requisito sin el cual, por acuerdo de la Federación Nacional, no se podía tomar parte.
.
Entre los artículos más llamativos del Reglamento se puede entresacar el 7º, que decía: "La inscripción irá acompañada de dos pesetas, reenvolsables al devolver el dorsal. Si el atleta no acudiese a las pruebas sin ser caso de fuerza mayor justificada, perderá dicha cantidad". En el art. 12 y 13, referentes a los saltos y lanzamientos, se fijaba que cada concursante tendría derecho a cuatro saltos en las eliminatorias, quedando para las finales los tres primeros clasificados.
.
El 14 se refería al lanzamiento de barra: "Será completamente libre, pero no se permitirá hacer agujeros para apoyar los pies". El 17 explicaba que "para adelantar a un corredor en un carrera, tendrá que hacerse siempre por la derecha si éste va por la línea interior; si se hiciese por el lado contrario será descalificado".
.
Por último, el 18 decía que "la Federación organizadora declina todas las responsabilidades por los daños o perjuicios morales y materiales que los participantes puedan sufrir y éstos se comprometen a no entablar demanda judicial ninguna a la Federación Atlética Aragonesa".
.
El 5 de agosto, en el campo de la Hípica de Zaragoza, se disputaron las finales, que comenzaban a las siete de la mañana con las siguientes pruebas: Carrera de 5.000 m., lanzamiento de peso, salto de longitud con impulso, carrera de 200 m. lisos, lanzamiento de jabalina, triple salto olímpico y carrera de 400 m. lisos. Por la tarde, antes del partido de foot-ball que enfrentaba al Zaragoza F.C y al Huesca F.C., cuyos ingresos se destiarían a sufragar los gastos de viaje y estancia del equipo de atletas que acudiría a Bilbao, se celebraron las eliminatorias de salto de altura, tiro de barra y salto de pértiga; en el descanso se corrieron los 400 m., los 800 m. y se lanzó el disco, y al final del partido se corrieron los 1.500 m.
.
RESULTADOS

PRIMEROS CAMPEONATOS OFICIALES DE ARAGÓN DE ATLETISMO

100 m., 1º Carlos Aznar (Iberia S.C.), 11 seg. 1/5. 200 m., 1º Carlos Aznar (Iberia S.C.), 26 seg. 400 m., 1º José Marín (R.S.A. Stadium), 57 seg. 800 m., Jesús Valdés (S.D. Universitaria) 2 min. 10 seg. 1500 m., 1º José Marín (R.S.A. Stadium), 4 min. 33 seg. 3/5. 5.000 m., Vicente Magén (R.S.A. Stadium), 17 min. 53 seg. Salto de altura, 1º Jesús Valdés (S:D: Universitaria), 1,60 m. Salto de longitud, 1º Carlos Aznar (Iberia S.C.), 5,80 m. Triple salto (olímpico), 1º Antonio Sánchez (U.S. Aragón), 11,30 m.

Publicado en la revista Atletismo Aragonés, Nº 5, Septiembre-Octubre-Noviembre de 1994
Volver al ÍNDICE
*

1/11/07

RADIQUERO. Noche de Ánimas

.
Foto: Celedonio García

Viernes, 29 de octubre de 2004
Colaboración leída en el programa “Hoy por hoy” de Radio Zaragoza, dirigido por David Marqueta

¡Hola Amigos!

Nuestro viaje nos lleva a Radiquero, un pequeño y pintoresco lugar del municipio de Alquézar, en el Somontano de Barbastro.

Radiquero es famoso, entre otras cosas, por su queso y su vino.

Merece la pena acercarse a Radiquero. Ahora es un buen momento, coincidiendo con la festividad de Todos los Santos.

Este día recordamos a los difuntos y se acude a los cementerios. Antes era un día de luto y oración para los mayores, pero también una fecha muy esperada por los niños para construir calaveras, con las calabazas que habían cultivado en el huerto.

Al llegar la “Noche de Ánimas”, el silencio nocturno se rompía con el sonido sobrecogedor de las campanas de la iglesia, que repetían, hora tras hora, el toque de difunto. Los niños colocaban calabazas huecas, con una vela encendida, en los nichos de los cementerios, y también recorrían las oscuras calles del pueblo con sus impresionantes calabazas. El ritual trataba de ahuyentar a los espíritus; aunque, realmente, sólo servía para propinar algunos sustos.

Después de cenar se rezaba el rosario y comían la castañada. Luego se contaban historias de cementerios, de brujas, de duendes y apariciones, mientras saboreaban los típicos postres (los huesos de santo o los buñuelos de viento). Los niños nunca olvidarían aquellas sobrecogedoras historias.

Ahora, en las ciudades y en muchos lugares ya no interesan estas costumbres de nuestra tierra. Lo que se lleva y está de moda es el “Halloween” de los americanos. Hasta nos avergüenza llamar a nuestra fiesta por su nombre, la “Noche de Ánimas”.

Esto no sucede en Radiquero, allí siguen fabricando calaveras de calabaza, que colocan en los patios, balcones y ventanas. La “Noche de Ánimas”, el pueblo presenta un aspecto hermoso y al mismo tiempo tenebroso. Sus gentes se reúnen en charlas, se cuentan historias misteriosas y se degustan los típicos y sabrosos dulces de la tierra.

Nos despedimos con un buen consejo de Luis Escudero:

Con vino del Somontano,
y queso de Radiquero,
¡qué bien sienta una charrada
en invierno junto al fuego.
Volver al ÍNDICE
*

Festivales deportivos en Zaragoza (1915-1918)

.
Carrera pedestre por las calles de Zaragoza
HISTORIA DEL ATLETISMO ARAGONÉS
.
Celedonio García Rodríguez

Los denominados "Juegos Olímpicos" de 1914, celebrados durante las fiestas del Pilar de Zaragoza, fueron el impulso que necesitaba Zaragoza para el fomento de los deportes. Éstos tuvieron continuidad en años sucesivos con la celebración de "festivales deportivos".

En 1915, también durante las fiestas del Pilar, la Sociedad Gimnástica de Zaragoza organizó en el campo del Velódromo las siguientes pruebas: Salto con trampolín, salto con pértiga, lanzamiento de disco, demostración de boxeo, lanzamiento de barra y carrera de medio fondo. El numero de participantes fue reducido.
.
Velódromo de Zaragoza en 1916
.
En las mismas fechas de 1917, el Velódromo del paseo de Sagasta y el campo de deportes existente en la calle de Bilbao acogieron dos festivales deportivos con un programa más variado, motivo por el cual se vieron muy concurridos.

En el primer escenario hubo carreras de bicicletas, de velocidad en motos, salto de altura con impulso, salto de anchura y carreras de cosolación, de entalegados y de cintas.

El segundo festival se inició con un partido de "foot-ball" entre el Zaragoza F.C. y el Camerún"; en el intermedio hubo lanzamientos de pesos y, al finalizar, carrera ciclista de lentitud, carrera pedestre a la americana de 2.000 m., carrera ciclista con obstáculos, lanzamiento de barra, lanzamiento de disco y carrera pedestre de velocidad.
.
Campo de fútbol de la calle de Bilbao (Zaragoza)

El año anterior se había asentado en Zaragoza una colonia de refugiados alemanes procedentes del Camerún, como consecia de la Gran Guerra. Los alemanes tomaron en arriendo el campo de la calle de Bilbao, situado en lo que había sido el antiguo lavadero de El Carmen. Su presencia sirvió para fomentar el deporte en Zaragoza, especialmente el "foot-ball".

Este lugar acogió diversos festivales deportivos, aprovechando la pujanza que comenzaba a tener el fútbol. En los intermedios y al finalizar los partidos, se organizaban diferentes competiciones; entre otras, algunas atléticas.

Uno de estos festivales, celebrado el 30 de junio de 1918, tuvo un fin benéfico en favor de las colonias infantiles. Las pruebas celebradas y los resultados fueron: Carrera de velocidad de 100 m., en la que participaron Adrol (vencedor de la prueba), P. Cano (segundo clasificado) y R. Ostalé; a continuación hubo un partido de fútbol entre el "Camerún F.C." y la selención de los equipos "España" e "Iberia", venciendo los alemanes del Camerún por 6 a 4. Finalmente se celebró una carrera a la americana, que ganaron Candelas y P. Cano. Las otras pruebas previstas (1.500 m., el lanzamiento de disco y peso, y los saltos de pértiga, anchura y altura) no pudieron celebrarse por falta de luz.

Por los nombres de los participantes podemos observar que algunos disputaron varias pruebas e, incluso, eran los mismos que habían jugado el "match" de "foot-ball".

Muy pronto la actividad deportiva se iría diversificando, tanto en pruebas como en escenarios; así, a finales de 1918, hay un apreciable "resurgir" del deporte en Zaragoza, que se observa por las carreras pedestres que se organizan los domingos por la mañana y los partidos de fútbol por la tarde.

El primero de diciembre de este año se celebró en la carretera de Huesca una carrera pedestre "de medio fondo", con un recorrido de 6.000 m. Los corredores se clasificaron por el siguiente orden: De Miguel, Izquierdo, Méndez, Infante, Abadía, Urroz y J. Ostalé.

Para el domingo siguiente se informaba de otra carrera en el mismo escenario con un atractivo especial, según comprobamos en el anuncio de la prueba: "se celebrará una gran carrera pedestre con el aliciente de llevar cada corredor un entrenador, por lo que se espera que alcancen grandes velocidades".

Publicado en la revista Atletismo Aragonés, Nº 21, Enero Febrero de 1998
Volver al ÍNDICE
*

26/10/07

Leyenda de "El buner d'Ordino"


Foto: CeledonioGarcía

Tomamos la leyenda del blog de Ignacio Navarro: http://ignacionavarro.blogia.com/

Cuenta la leyenda que Ordino era tierra de músicos y trovadores que tocaban un instrumento conocido con el nombre de "buna" (parecido a una gaita).

Los habitantes del pueblo de Canillo, deseosos de celebrar la fiesta del pueblo como Dios manda, alquilaron a uno de los mejores buners de Andorra, que por aquel entonces vivía en Ordino.

Pero en el momento de empezar el concierto, el buner todavía no había llegado. Aunque el músico había emprendido el viaje con tiempo suficiente, se cruzó con una manada de lobos que lo persiguieron hasta que consiguió encaramarse a lo alto de un árbol. Con el miedo, la buna se enredó entre las ramas, y cuando intentó sacarla, surgió un extraño sonido de sus entrañas que dispersó a los lobos asustados.

Al caer la noche, el hombre bajó del árbol y reemprendió el camino tocando el instrumento. Los habitantes de Canillo, cuando lo oyeron llegar, hicieron toda clase de suposiciones, a cual más rebuscada, hasta que el buner les explicó su aventura.

Fuente: http://www.andorra.com/


mudanzas canarias

Historia del atletismo aragonés. Tomo I (1923-1950)

.
  • Autores: Ernesto Bribián Castro, Celedonio García Rodríguez y Ricardo Martí Aznar
    Edita: Federación Aragonesa de Atletismo. Zaragoza, 1998. ISBN: 84-605-8950-1
Coincidiendo con el 75 Aniversario del nacimiento de la Federación Aragonesa de Atletismo, Ernesto Bribián, Celedonio García y Ricardo Martí nos muestran los acontecimientos más relevantes de este deporte. Para Jesús Cuartero, presidente de la Federación Aragonesa de Atletismo en esta fecha, e impulsor del libro, la celebración era un motivo de alegría por el aniversario y de orgullo porque, tras tantos años, todavía se evocan figuras de leyenda que constituyen un patrimonio deportivo y cultural de nuestra tierra.
*
*

25/10/07

El nacimiento de la Federación Aragonesa de Atletismo

.
I Copa de Navidad (21 de Diciembre de 1924). Venció Carreras, 2º Bernad y 3º Magén
.
HISTORIA DEL ATLETISMO ARAGONÉS
*
Celedonio García Rodríguez

A finales de mayo de 1923 las sociedades deportivas constituyeron la Federación Aragonesa de Atletismo, afiliándose a la Federación Atlética Nacional. El comité directivo estaba formado por el doctor Julio Pérez Larrosa, como predidente honorario; presidente, Jesús Valdés, de la S.D. Universitaria; secretario, Carlos Aznar, del Iberia S.C.; vicesecretario Amadeo Rey, del Fuenclara; tesorero, Antonio Sánchez, del Aragón; contador, Silverio Mauleón, del Aguila, y un vocal por cada una de las demás sociedades unidas a la Federación.

Los fines que perseguía eran organizar pruebas y campeonatos regionales que sirvieran para otras competiciones nacionales. Sin embargo, tardaría aún algunos años en asentarse como verdadera entidad deportiva, después de los primeros años con periodos de letargo.

Hasta este momento, el atletismo, propiamente dicho, no existía en Aragón. Había esbozos atléticos, con algunas pruebas esporádicas, y un deporte tradicional, que sería la materia prima en los comienzos del atletismo federado. Estos deportes tradicionales eran las carreras pedestres, que se disputaban durante las fiestas de la práctica totalidad de los pueblos aragoneses, y, en menor medida, los deportes de fuerza, como el tiro de barra, y los ocasionales saltos.

En el siglo pasado ya se vivieron históricas carreras, como la celebrada en octubre de 1882 en la Plaza de Toros de Zaragoza, donde Mariano Bielsa y Latre, conocido como Chistavín, de Berbegal, vencería al italiano Aquiles Bargossi, considerado el mejor andarín del mundo.
.A comienzos de siglo, durante las fiestas de las principales ciudades aragonesas, las nuevas sociedades deportivas organizan pruebas de carácter provincial y regional. En 1908, se celebró en Huesca el "Primer Campeonato Provincial de Carreras Pedestres", que, en 1913 pasaría a tener categoría de "Campeonato Regional".

En las fiestas del Pilar de Zaragoza había carreras similares, aunque carecían de la condición de Campeonato expresado en las de Huesca. En las fiestas del Pilar de 1901, con motivo de celebrarse en la capital aragonesa la asamblea de la Federación Gimnástica Española, se preparó un amplio programa deportivo con algunas pruebas atléticas: carreras de obstáculos, de velocidad y de resistencia, saltos de altura y de longitud, lanzamiento de un peso, etc.

En 1914, Julio Pérez Larrosa organizó un festival denominado "Juegos Olimpicos". Las pruebas atléticas consistieron en: salto de longitud con impulso, salto de altura con trampolín, salto con pértiga, carrera de velocidad de 100 m., carrera a la americana de 2.000 m. por parejas, lanzamiento de disco y lanzamiento de barra.

Para algunos, estos "Juegos Olímpicos" fueron los que dieron impulso a la Federación. A ellos se hacía referencia cuando se constituyó en 1923. Hasta aquel año aún se celebrarían otras pruebas atléticas.

En 1919 se constituyó en Zaragoza la Federación Local de Sociedades Deportivas, pero no funcionó como se esperaba y, en 1922, surge la Asociación Aragonesa de Cultura Física. En ambas aparecía la Unión Atlética Aragonesa, anunciando en marzo de 1921 sus primeras pruebas oficiales, cuyas marcas se considerarían como records regionales.

La sección de Atletismo de la Asociación Aragonesa de Cultura Física organizaría, en las fiestas de Pilar de 1922, otra competición de pruebas atléticas en la denominada "Gran Semana Deportiva". También se celebrarían carreras de preparación del Cross Nacional, que culminaría con el éxito de Dionisio Magén al clasificarse en séptima posición.

La conquista de Magén serviría de acicate para que las mismas personas entusiastas, que ya venían dedicando su tiempo y trabajo al fomento del atletismo, con su aliento y estímulo pusieran en marcha la Federación Aragonesa de Atletismo.
Publicado en la revista Atletismo Aragonés, Nº 4, Julio-Agosto de 1994
Volver al ÍNDICE
*

Dionisio Carreras Salvador “El Campana”

.
*
Celedonio García Rodríguez
*
***
Dionisio Carreras Salvador, conocido con el apodo de “El Campana”, nació en Codo el año 1890. Se inició en el atletismo participando en las "corridas de pollos" o carreras pedestres de su pueblo y de la comarca de Belchite, que se celebraban durante las fiestas patronales.
En sus comienzos corría descalzo y aún tenía tiempo para ejercer de General Turco en el dance de su pueblo, en honor de San Bernardo Abad.

Su padre, Francisco Carreras, ya fue un consumado andarín: cuando tenía que hacer algún encargo cubría andando, de sol a sol, la distancia que separa Codo de Zaragoza. A Francisco le agradaba mucho que su hijo corriera, pero esto no le libraba de cumplir antes con las tareas en el campo.

Si a Dionisio le surgía alguna carrera y tenía que preparar un costal o una carga de esparto, hacía la tarea por la noche y al día siguiente se iba a correr. Los pollos que obtenía en las carreras se los merendaba con los amigos y con frecuencia también les invitaba con las pesetas que obtenía de premio.

El Real Zaragoza se fijó en él y le ficharon ofreciéndole un trabajo; primero en el cubrimiento del río Huerva y después de conserje en las instalaciones del Real Zaragoza.

Su rendimiento deportivo hubiera sido mayor si hubiera renunciado a algunos vicios. Fumaba mucho, aunque nunca se tragaba el humo, a veces bebía... Las colillas de los “perreros” que fumaba las repartía entre sus hijos, iniciándoles en el vicio del tabaco desde muy pequeños, siendo éste el motivo de que no siguieran los pasos deportivos de su padre.

Dionisio Carreras no supo aprovechar la notoriedad y situación que le proporcionaron sus triunfos (“conoció a todos los ricos de Zaragoza”) para conseguir un trabajo mejor. Al terminar su vida deportiva volvió a su pueblo, donde murió, afectado de cáncer, en 1949.

La fama de Carreras y su rápido fallecimiento dio origen a un dicho que se extendió por la comarca de Belchite (se desconocía la causa de su muerte). Cuando veían a alguien corriendo, le decían: “¡No corras tanto, que se te reventará la hiel como al Campana!”.

El triunfo más importante de su trayectoria deportiva lo obtuvo al año siguiente del nacimiento de la Federación Aragonesa de Atletismo, clasificándose en noveno lugar en la prueba de maratón de la Olimpiada de París de 1924. Según dijo Carreras, pudo obtener un puesto mejor si no se hubiera equivocado en el recorrido cuando faltaban pocos kilómetros para llegar a la meta.

Artículo publicado en Al Sur del Ebro. Revista de la Comarca Campo de Belchite, Nº 1. Año 2006
Volver al ÍNDICE
*

Historial deportivo de Dionisio Carreras

.Salida del "I Campeonato de Aragón de Cross", en 1925

Celedonio García Rodríguez
.
1924
  • 1º Media Maratón (21 km.) de preselección para la Olimpiada (1h. 15m. 40s.)
  • 9º Maratón de la “VIII Olimpiada” celebrada en París (2h. 50m.).
  • 1º “I Vuelta Pedestre a Zaragoza”.
  • 1º Copa de Navidad.
1925
  • 1º I Campeonato de Aragón de Cross.
  • 1º 5.000 m. (17'24") “II Campeonatos de Aragón”.
  • 1º “II Vuelta Pedestre a Zaragoza”.
  • 1º “Copa de Navidad”.

1926
  • 4º “XI Campeonato de España de Cross”.
  • 1º “II Campeonato de Aragón de Cross”.
  • 1º “Media Maratón Behobia-San Sebastián” (1h 13m. 12s.).
  • 1º “III Vuelta Pedestre a Zaragoza”.

1927
  • 5º “XII Campeonato de España de Cross”.
  • 1º “IV Vuelta Pedestre a Zaragoza”.
1928
  • 1º “I Campeonato de España de Maratón”.
  • 1º “III Vuelta Pedestre a Zaragoza”.
  • Fracaso en la Maratón de la Olimpiada de Amsterdan.

1929
  • 1º “IV Vuelta Pedestre a Zaragoza”.
1930
  • Un pequeño accidente le hizo llegar tarde al tren cuando se dirigía a participar en la Maratón de Turín.
  • 3º “Campeonato de Aragón de Cross”.
1973
  • Medalla de Oro de la Federación Aragonesa de Atletismo, a título póstumo.

Volver al ÍNDICE

Dionisio Carreras, de Codo, pionero del deporte en Aragón

.


Dionisio Carreras, el “Corredor de Codo”, llegando vencedor en 1928
*

Celedonio García Rodríguez

En Aragón, en el Campo de Belchite o en Codo, por centrarnos en una localidad de la comarca, muchos años antes de que surgiera el deporte moderno se practicaban juegos o deportes populares que ocupaban el ocio de las gentes.

Una de estas pruebas era la “corrida de pollos”. Así se denominada a la tradicional carrera pedestre porque los vencedores eran premiados con las citadas aves de corral. En Codo se celebraba durante las fiestas patronales en honor a San Bernardo, en una ambiente lleno de colorido y alegría, acentuado con la llegada de forasteros que acompañaban a los corredores más prestigiosos de la comarca. No faltaban los rituales de costumbre: el pregón de la corrida, los corredores ataviados para el evento, la presidencia de la carrera o las típicas melodías con redobles de tambor y dulzaina que en los años veinte interpretaría el famoso gaitero de Alcañiz apodado “Tieso”.

Con el paso de los años, los simbólicos y apreciados pollos fueron sustituidos por premios en metálico, y el festejo pasó a denominarse “corrida de peatones” o simplemente carrera pedestre.
Habitualmente las carreras se disputaban a partir de las cuatro de la tarde del día 21 de agosto. Los corredores llegados de Vinaceite, Belchite o Lécera ofrecían interesantes desafíos, aunque, durante años, los codinos pudieron presumir de contar con el mejor corredor de Aragón e incluso de España, con Dionisio Carreras Salvador, conocido con el apodo de “El Campana”. Carreras nació en Codo en 1890, participó en muchas carreras pedestres celebradas por la comarca y en las primeras competiciones de la Federación Aragonesa de Atletismo, creada en 1923. En 1924 representó a España en la Maratón de la Olimpiada de París. Acabó en noveno lugar y todavía pudo obtener un puesto mejor si no se hubiera equivocado en el recorrido.

Los triunfos de Dionisio obtenidos en su localidad natal (entre la segunda década del siglo XX y los años treinta) marcarían su futuro atlético. Fue el primer campeón de Aragón de Cross y venció en las pruebas más prestigiosas del calendario atlético aragonés. El “corredor de Codo”, apelativo que siempre acompañaba al nombre del pionero del atletismo aragonés, arrastraba pasiones entre los aficionados. En la carrera que se disputó en Belchite durante la feria de septiembre de1925 congregó un inmenso gentío en el Portal de la Villa. Sobra decir que Dionisio Carreras sería el vencedor.

En la comarca surgieron otros muchos corredores que ofrecieron días de gloria y entusiasmo a sus paisanos: José Tirado, Mariano Martínez, Gregorio Calve, José Luño, Marcelino Gracia, Ignacio Lop, Genado Aznar, Antonio Tirado, Gerardo Aznar, Cirilo Bailo o José Crespo, de Moyuela; Rafael Oliver, de Moneva (vencedor en más de cien carreras en 1907, entre ellas la de Zaragoza); Demetrio González, Isidro Artigas, José Artigas, Félix Úbeda, Hilario Tomás o, más recientemente, Ciriaco Nebra, de Letux; José Montañés “el Melenas”, o Miguel Tenas “Galán”, de Lécera; Martín Vaquero, Miguel Salvador o Valentín Salavera, de Belchite; José Soriano, Esteban Marco, José Paesa, Santiago Paesa, Manuel Ordovás, Melquíades Martínez, Enrique Procas, Joaquín Martínez o Modesto Serrano de Almonacid de la Cuba; Bartolomé Luesma, de Samper del Salz; Emilio Sancho, Bienvenido Juste o Doroteo Burillo, de Lagata; José Plou, Hilario Lamarca o Félix Espinosa de La Puebla de Albortón; Joaquín Pelegrín, Roque Gascón o José Alconchel, de Fuendetodos; Julián Fuertes, Pablo Alcalá, Ambrosio Pou, Salvador Pina, de Azuara, y Francisco Ortín, Anselmo Gracia, Blas Ortín o Eliseo Gracia Martínez, de Plenas.

En Codo también hubo otros destacados corredores coetáneos de Dionisio Carreras: José Tolón, Isidro Capapey, Gregorio Ferrer, Mariano Salvador o José Val.

Artículo publicado en Al Sur del Ebro. Revista de la Comarca Campo de Belchite, Nº 1. Año 2006
Volver al ÍNDICE
*

Dionisio Carreras, el precursor

.

Dionisio Carreras

HISTORIA DEL ATLETISMO ARAGONÉS

Especial Atlanta 1996LOS ARAGONESES EN LOS JUEGOS OLÍMPICOS

Fue el primer olímpico aragonés el año 1924 en París

Ricardo Martí

Bernardo y Jesús son los hijos del olímpico aragonés Dionisio Carreras que todavía viven para poder contar las hazañas de su padre. Jesús tiene 70 años y Bernardo 75. Ambos son dos fumadores empedernidos como lo fue su padre. Bernardo empezó a fumar a los ocho años y lo dejó el tabaco hace veinte, pero las secuelas de la nicotina le han dejado el cuerpo fastidiado. “Le quitábamos los cigarros de la petaca a mi padre y pocos años más tarde empecé a fumar mataquintos. Cuando volví a Codo a los once años fumaba como un carretero. Mi padre no se cuidaba mucho, puesto que fumaba, trabajaba, la bebida también le gustaba, llevaba malos arreglos con la comida y las mujeres también le gustaban. Parece mentira que fuera tan buen corredor con lo que fumaba y bebía.
.
Consumía una cajetilla diaria y dos caliqueños que eran unos puros retorcidos que eran más fuertes que yo que sé. Recuerdo que muchos noches tenía que ir a buscarlo a casa de El Chato, un bar que había en el Coso Bajo de Zaragoza”.

Dionisio Carreras nació en Codo, en 1890 pero se trasladó a vivir en Zaragoza. Trabajó en el cubrimiento del río Huerva en la misma Gran Vía mientras entrenaba, corría pollos y competía en los JJOO. Bernardo comenta que “cuando en Zaragoza se enteraron que ganaba todas las carreras por los pueblos lo llamaron para que fuera conserje del campo de fútbol del Zaragoza. Le ofrecieron trabajo, casa, luz y leña. Residía en la calle Asalto, en el parque Bruil, que es donde por aquellos años tenía el Zaragoza el campo de fútbol. Había en la capital otros dos equipos de fútbol que eran el Patria y el Iberia”.

Cuando Carreras corrió en 1924 los JJOO de París su hijo Bernardo tenía cuatro años y no se enteraba mucho de qué iba la fiesta. “Tengo entendido que no tuvo su día. No aparecieron esos escapes que tenía y en los que daba un suspiro y no se sabía si iba volando... Tuvo una pequeña equivocación al extraviarse en el recorrido y eso es posible que le costara un minuto”. En París Carreras terminó el noveno en dos horas cincuenta minutos.

Cuatro años más tarde se clasificó para la los Juegos Olímpicos de Amsterdam. Entre 1924 y 1928 Carreras atravesó su época dorada.
“Recuerdo que el "Chato" de Garrapinillos, Dionisio Magén e Ignacio Latorre de Santa Lecina eran sus grandes rivales. Fue dos veces campeón de España de maratón y en Barcelona le controlaron los médicos y concluyó la carrera con las mismas pulsaciones con las que había empezado. Hacía la carrera por aquellos años 25 minutos antes que en París. (¿Se refiere a que realizaba un tiempo en maratón de 2h.25m.?).

Carreras fue el mejor pollero de la época. Sus duras jornadas de trabajo o en el campo las alternaba con las corridas polleras. Bernardo recuerda una de aquellas increíbles jornadas pedestres. “El padre de Dionisio estaba encantado de que su hijo corriera. Un día cenando le dijo Pablo Carreras a su hijo que fuera a recoger esparto de madrugada. Se levantó Dionisio a las seis de la mañana y se puso en camino durante tres horas con una caballería. Hasta que se hacía la carga de esparto había que dar unos tirones de miedo para arrancarlo. Volvieron a las 12 de la mañana. Después se fue a una corrida que había en la Puebla de Albortón. Ganó, volvió al pueblo, comió tranquilamente y tomando el café se enteró leyendo el periódico que había corrida pedestre en Azuara. Ni corto ni perezoso corrió los 15 kilómetros que separaban la Puebla de Albortón de Azuara, llegó justo cuando daban la salida y ganó. Volvió a la Puebla de Albortón y por la noche llegó a Codo donde se comió uno de los pollos que ganó”.

La retirada de Carreras del atletismo fue triste y oscura. Su declive coincidió con su frustrada segunda participación en unos Juegos Olímpicos. “Iba con el pasaporte en el bolsillo para ir a Amsterdam, pero se puso enfermo y no llegó a embarcar. Todo Zaragoza se quedó chafado al enterarse. Esa época fue mala puesto que se juntó todo y el Zaragoza de fútbol no ganaba un partido. A mi padre y a los futbolistas el club les debía un montón de dinero. Mi padre cayó de golpe. Decía que de pecho iba bien, pero las piernas no le querían tirar”. Carreras se vio obligado a volver al pueblo tras su retirada como corredor de élite. “Volvió a Codo con las orejas gachas, después de ser lo que había sido. Le operaron y un año más tarde moría de cáncer de duodeno a los 59 años de edad. Yo tenía por aquella época 28 años”.
.
Publicado en la revista Atletismo Aragonés, Nº 13, Mayo-Junio de 1996
Volver al ÍNDICE
*

Juegos Olímpicos de 1914

.



Lanzamiento de Piedra en la Olimpiada de 1904



HISTORIA DEL ATLETISMO ARAGONÉS


Celedonio García Rodríguez

Veíamos en el capítulo anterior -Campeonatos regionales en Huesca (1908)- que las carreras pedestres celebradas en Huesca entre 1908 y 1914, durante las fiestas patronales de San Lorenzo, tuvieron carácter de "Campeonato Provincial" y "Campeonato Regional".

En 1915 y 1916 la prueba volvió a la antigua denominación de "Carrera pedestre al estilo del país", perdiendo en rango de Campeonato; no obstante, los sustanciosos premios siguieron atrayendo a los mejores correrodes de la época.

Los vencedores en 1915 fueron, por orden de llegada: Alejandro Armillas, de Salillas; Nicolás Beltrán, de Cillas, y Ramón Lloro, de Fañanás.

En 1916 obtuvieron los tres primeros premios, respectivamente: Alejandro Armillas, de Salillas; Calixto Jiménez, de Villamayor (?), y Ángel Maza, de Robres.

A veces las pruebas atléticas se organizaban por algún motivo extraordinario; así, en Zaragoza, con motivo del Centenario de los Sitios de 1908, se programó un festival de Sports. Las pruebas atléticas se limitaron a una carrera a pie, con premios de 25, 15 y 10 pesetas (venció Sebastián Ruíz, seguido de Ramón Calavia y de Pascual Castillo), y a otra regional de niños a pie con obstáculos.

En 1910 se celebró en Zaragozala denominada "Primera carrera pedestre", que consistía en dar la vuelta a las Rondas que circundaban la ciudad, partiendo de la Puerta del Sol.

A partir de 1911 la carrera pedestre forma parte del Festival Sportivo organizado por la "Sociedad Velocipédica de Zaragoza" en las fiestas del Pilar. destacan los corredores de Villamayor, Máximo Alamán y Dámaso Fernandez.

En esta segunda década de siglo, en Zaragoza, las sociedades deportivas comienzan a desarrollar su labor. En 1914, Julio Pérez Larrosa, vicepresidente de la Sociedad Gimnástica de Zaragoza, organizó un festival denominado "Juegos Olimpicos", subvencionado por la Comisión de Fiestas de Zaragoza.

El jurado de las pruebas estaba constituído por miembros de la Sociedad Gimnástica, del Comité de Exploradores, de la sociedad ciclista "El Pedal Aragonés", del Tennis-Club, por el presidente de la "R.S. de San Sebastián" (equipo de foot-ball que disputó un partido contra una selección de la Gimnástica) y por representantes de los profesores de gimnasia de la capital.

Las pruebas atléticas que se programaron fueron: salto de longitud con impulso (1º, Manuel Rodríguez, 6'60 m.; 2º, José Ocáriz, 4'60 m., y 3º, Camilo Dalmau), salto de altura con trampolín (1º, Manuel Mingull, 2'21 m.; 2º, Eduardo Vecino, 2'16 m., y 3º, Rafael Codina, 2'10 m.), salto con pértiga (1º, Mariano Fustel, 2'65 m.; 2º, Angel Viñano, 2'50 m., y 3º, Carlos Pereira, 2'25 m.), carrera de velocidad de 100 m. (premio único, José Gómez Segura), carrera a la americana de 2.000 m. por parejas (1º, equipo amarillo formado por Gómez y Montagud, y 2º, equipo rojo, formado por Conde y Ostáriz), lanzamiento de disco (1º, Fructuoso Orduna, 27 m.; 2º, Manuel Rodríguez, y 3º Rafael Montagud) y lanzamiento de barra (1º, Vicente González, 22 m.; 2º, Manuel Bazán, 21 m., y 3º, Andrés González, 19 m., con barra de 6'42 kilógramos).

Para algunos, estos "Juegos Olímpicos" fueron los que dieron impulso a la Federación. A ellos se hacía referencia cuando se constituyó en 1923. Durante este periodo todavía se disputaron otras pruebas atléticas. En septiembre de 1915 los exploradores de Zaragoza organizaron un concurso de carreras, saltos de altura y de anchura...

En agosto de 1919 Pepe de Miguel se proclamó campeón de Zaragoza en una carrera pedestre de 8.500 m., seguido de F. de la Torriente y de Dolset, Los tres fueron los únicos participantes en la prueba.

Publicado en la revista Atletismo Aragonés, Nº 20, Octubre-Noviembre-Diciembre de 1997
Volver al ÍNDICE


Campeonatos regionales en Huesca (1908)

.
Alejandro Pérez en el “Cross de las Arboledas” (Zaragoza), 1941

HISTORIA DEL ATLETISMO ARAGONÉS

Celedonio García Rodríguez

Antes de que surgieran las federaciones, las comisiones de fiestas, y en las ciudades alguna incipiente sociedad deportiva, eran las únicas entidad que organizaban pruebas deportivas. Al margen de estos festejos podemos encontrar competencias esporádicas concertadas por medio de retos y apuestas.

Hasta los primeros años de este siglo, en la capital altoaragonesa se organizaban las "carreras al estilo del país"; éstas incluían una carrera pedestre, otra de sacos y la de burros, con jinetes montados mirando a la cola. Los vencedores recibían tres premios en metalico de 15, 10 y 5 ptas.

En 1908 ya se hizo notar la influencia anglicista y la "carrera al estilo del país" de las fiestas de San Lorenzo se convirtió en un "concurso de sport pedestre", con premios en metálico (50, 25 y 10 ptas.) y medalla de Campeonato Provincial. La Cámara de Comercio de Huesca fue la organizadora de este "Primer Campeonato Provincial de Carreras Pedestres", cuyo vencedor disfutaría durante un año del título de "Campeón Provincial". En las bases del Campeonato se establecían algunas normas curiosas, como que "no se admitirán inscripciones de menores de 16 años, o personas que no gocen del cabal estado de salud".

Otras normas de interés eran la distancia (1.500 m.), el trayecto, la vestimenta que debían utilizar los corredores (vestirán pantalón y elástica o camiseta de punto), las faltas, penas, vigilancia, etc.

El jurado lo formaban el catedrático de Gimnasia del Instituto de Huesca, el director de La Voz de la Provincia y el presidente de la sociedad Lawn-Tennis, entre otros.

Los tres primeros en recorrer el itinerario, rebosante de público, fueron José Revuelta, de Robres; José Ubieto, de Bentué de Rasal, y Crispín Abadía, de Lierta. José Revuelta ya había obtenido 59 premios en carreras; Ubieto llevaba 70 premios ganados y Abadía contaba con 10.

Los tres vencedores fueron paseados en coche. En 1909 se incrementaron los premios y la distancia (unos 12 kms.). Venció José Ubieto, seguido de Revuelta y Abadía. En 1910 el título se lo adjudicó José Revuelta; tras él llegaron Crispín Abadía y Calixto Jiménez.

En 1913, la carrera pasó a tener categoría de "Campeonato Regional y Provincial". Según se decía en la época, habían "desterrado los antiguos moldes clásicos de estas carreras, en que los mozos de los pueblos el día de la fiesta se disputaban la ostentosa manzana, sin otro prurito que desposeerla para entregarla a la más garrida moza; varios y distinguidos mozos de esta ciudad, consolidados en un todo con la comisión de festejos, han organizado una carrera a pie como las que se verifican en el extranjero y en algunas poblaciones de España, que demuestran inmenso entusiasmo hacia el sport atlético".

En realidad la única diferencia con las de antaño era que se consideraba "sport", se establecían condiciones para tomar parte en las carrera, como las relacionadas con la indumentaria y se concedía el título de campeón local, provincial o regional.

La carrera fue presenciada por numeroso gentío, "entre ellos numerosos forasteros amantes de este clásico deporte". El vencedor fue Máximo Alamán, de Villamayor, seguido de Manuel Mercadal, de Blesa, y de José Revuelta, de Robres o de Torres de Barbués.

En 1914 Alamán volvería a obtener el título de "Campeón Regional" detrás llegó otro corredor de Villamayor, Dámaso Fernández y Antonio Baile, de Lalueza.

Publicado en la revista Atletismo Aragonés, Nº 19, Julio-Agosto de 1997
Volver al ÍNDICE
*

Aragón y el Maratón

Historial de la representación aragonesa en los Campeonatos de España de Maratón
***
HOMBRES
Edición - Año - Lugar - Campeones - Tiempo - Federación - Clubes
_____________________________________________________________
I 1928 (1) Barcelona 1º Dionisio Carreras (Aragón) 2 h. 25: 38 1º Cataluña

2º Emilio Ferrer (Cataluña) 2 h. 31:

III 1931 Zaragoza 1º Joaquín Callao (Aragón) 3 h. 10: 12 1º Aragón
2º José Hernández (Aragón) 3 h. 18: 36
3º José Romeo (Aragón) 3 h. 24: 14


IV 1933 (2) Barcelona 1º Victoriano Pérez (Aragón) 2 h. 8: 24 1º Aragón
2º Julián Salillas (Aragón) 2 h. 9: 56 2º Cataluña
3º Antonio Gracia (Cataluña) 2 h. 9: 59
4º José Romeo (Aragón)

V 1935 Barcelona 1º Victoriano Pérez (Aragón) 2 h. 42: 18
(3)
2º Juan Font (Cataluña) 2 h. 43: 14
5º José Romeo (Aragón) 3 h. 24: 58

VI 1940 Zaragoza 1º Vicente Salas (Aragón) 2 h. 56: 13 1º Aragón 1º Zaragoza F.C.
2º Justo Borrás (Aragón) 2 h. 58: 59

3º Alfredo Martínez (Aragón)

VII 1941 Tolosa 1º Jerónimo Monge (Aragón) 3 h. 01: 24 1º Aragón

VIII 1942 Granollers 1º Vicente Salas (Aragón) 2 h. 51: 33 1º Aragón 1º Zaragoza F.C.
2º Jerónimo Monge (Aragón) 2 h. 55: 41
3º Santiago Martín (Aragón) 3 h. 11: 7

IX 1943 Zaragoza 1º Jerónimo Monge (Aragón) 3 h. 3: 38 1º Aragón

2º Alfredo Martínez (Aragón) 3 h. 5: 38
3º Justo Borrás (Aragón) 3 h. 19: 54

X 1944 Zaragoza 1º Alfonso Sebastiá (Levante) 2 h. 53: 54 1º Levante
3º Justo Borrás (Aragón) 2 h. 59: 11 2º Aragón
5º Vicente Salas (Aragón) 3 h. 03: 23 3º Cataluña

XI 1945 Algemesí 1º Alfonso Sebastiá (Levante) 2 h. 58: 46 1º Valencia 1º Zaragoza F.C.
2º Romeo (Aragón)

XII 1946 Algemesí 1º Pedro Gómez (Castilla)
2º Pascual Pascual Lafuente (Aragón)

XIV 1948 Zaragoza 1º José Blay (Levante) 2 h. 43: 39 1º Aragón 1º Algemesí
2º José Fontanillas (Aragón) 2 h. 46: 10 2º Levante 2º Zaragoza F.C.
4º Anselmo Salvador (Aragón) 2 h. 59: 23 3º Castilla 3º Arenas S.D.

XV 1949 Zaragoza 1º Tomás Ostáriz (Aragón) 3 h. 05: 41 1º Aragón 1º Zaragoza F.C.

3º Gutiérrez y Serrate (Aragón) 3 h. 11: 6
(ex aequo)

XVI 1950 Lérida 1º Tomás Ostáriz (Aragón) 3 h. 06: 24 1º Aragón

XVII 1951 Zaragoza 1º Pedro Sierra (4) (Aragón)2 2 h. 41: 33 1º Aragón 1º Zaragoza (¿?)
2º Tomás Ostáriz (Aragón) 2 h. 52: 00
5º Antonio Gutiérrez (Aragón) 3 h. 02:
6º Félix Serrate (Aragón) 3 h. 06:

XVIII 1952 Zaragoza 1º Pedro Sierra (Aragón)2 2 h. 38: 36 1º Aragón 1º Arenas S.D.

2º Pascual Izquierdo (Aragón) 3 h. 03: 48

XIX 1953 Reus 1º Manuel Polo (Asturias) 2 h. 52: 00 1º Cataluña 1º Arenas S.D.
2º Tomás Ostáriz (Aragón) 2º Aragón 2º C.D. Español
7º Bergua (Cataluña)
11º Agustín Peralta (Aragón)

XX 1954 Barcelona 1º Francisco Juan (Valencia) 2 h. 44: 10 1º Cataluña
2º Pascual Izquierdo (Aragón) 2º Aragón
6º Antonio Gutiérrez (Aragón)

XXI 1955 Zaragoza 1º Jaime Guixá (Cataluña) 2 h. 45: 42 2º Aragón 1º Arenas S.D.
2º Tomás Ostáriz (Aragón) 2 h. 51: 44
4º Antonio Gutiérrez (Aragón) 2 h. 58: 17

XXII 1956 Zaragoza 1º Pedro Sierra (Aragón)2 2 h. 37: 17 1º Aragón 1º Arenas S.D.
2º Tomás Ostáriz (Aragón) 2 h. 42: 53
6º Mariano Martín (Aragón) 2 h. 51: 37
7º Jesús Jarreta (Aragón) 2 h. 55: 4

XXIV 1958 Zaragoza 1º Miguel Navarro (Cataluña) 2 h. 34: 49

XXVI 1960 Zaragoza (5) 1º Jaime Guixa (Cataluña) 2 h. 24: 00

XXVIII 1962 Zaragoza 1º Jaime Guixa (Cataluña) 2 h. 33: 40

XXIX 1963 Madrid 1º Francisco Guardia (6) (Tarragona) 2 h. 20: 43

LII 1986 Lorca 1º Santiago De la Parte (Barcelona) 2 h. 16: 3
4º José Luis Mareca (Aragón) 2 h. 23: 33


LXVIII 2005 Vitoria 1º Roger Roca (Cataluña) 2 h. 18: 43
8º Juan Carlos Apilluelo Fernández (Aragón) 2 h. 27: 49

LXIX 2006 Vitoria 1º Javier Díaz Carretero (Kelme Running C. Osuna) 2 h. 19: 3
3º José Antonio Casajús Cabrejas (Cajalón Calatayud) 2 h. 25: 5

  1. En 1928 la distancia de la prueba se redujo a 38.300 m. La prueba se repitió el 29 de junio de 1928, venció Emilio Ferrer; Dionisio se retiró enfermo en el km. 23. Aunque en toda la prensa aparecía el nombre de Dionisio Carreras como el primer Campeón de España de Maratón, oficialmente consta Emilio Ferrer.
  2. En 1933 la distancia se redujo a 35 km.
  3. Victoriano Alejandro Pérez fue descalificado porque estaba sancionado, acusado de profesional por participar en las carreras pedestres que se celebraban por los pueblos aragoneses.
  4. Pedro Sierra Mejoró la marca española de la prueba en los tres campeonatos que participó: 1951, 1952 y 1956.
  5. En 1960, por error, la distancia fue de 40.123 m.
  6. En 1963 venció Francisco Guardia Bonfill natural de la población turolense de Cretas, aunque se le considera hijo de Valjunquera (Teruel).

*********************************************

MUJERES*
Año - Lugar - Campeonas - Tiempo
_____________________________________________________________________
2000 Valencia 2ª María Jesús Zorraquín (Fila Domingo Catalán) 2 h. 43:49


2001 Barcelona 1ª María Jesús Zorraquín (Fila Domingo Catalán) 2 h. 51: 22

2005 Vitoria 1ª María José Pueyo (Laister Olimpo) 2 h. 37: 05


  • * El campeonato de España femenino se celebra desde 1981.

Elaboración: Celedonio García